hablar con una amiga

Amigas y charlas terapéuticas

junio 17, 2019

Todas estamos bien pero, ¡ay!, hay tanto que podría ir mejor. Tenemos veinti bastantes ya, porque el tiempo pasa muy deprisa y por mucho que nos lo decían nosotras no nos lo creíamos. Hasta que un día nos levantamos y nos dimos cuenta de que éramos, ¿cómo lo llaman? Ah, sí, adultas.

frases amigas

Quedamos, nos sentamos al rededor de una mesa de un bar cualquiera, y nos decimos que necesitamos una cerveza, como si fuera la pócima mágica para todas nuestras desventuras. Porque hay que olvidar que esta semana la vida nos ha pasado por encima, otra vez. No sabemos muy bien cuál es el objetivo de esas largas conversaciones en las que nos dejamos la cuerdas vocales para ver quien ha sido la más desgraciada de la semana, y es que una vez que empiezan nuestros discursos no hay quien nos pare. Que si mi jefe esto, que si el casero lo otro, que si el metro está hasta arriba, y otro largo etcétera. Yo creo que todas buscamos desahogarnos, captar un poco atención y de ese cariñito que solo te dan las amigas cuando te ponen una mano en el hombro y te dicen que te entienden, que todo va a ir a mejor, que te des tiempo, o que van a matar a esa persona que no te trata como debería. Qué sensación más bonita, normal que seamos adictas a estas charlas.

frases de amistad

Pero también parece que entremos en una especie de competición, como si nos diera vergüenza reconocer que somos plenamente felices o, quizás, porque nos han dicho que la vida sería una cosa y al final es otra. No sabemos muy bien quién nos hay engañado, pero sí que hay que quejarse. Si tu semana ha sido mala, espera a ver cómo ha sido la mía, pensamos mientras esperamos a que acabe el turno de tu amiga desdichada y tu puedas contar la cantidad de cosas que te van mal, despotricar sobre toda esa gente que te hace la vida más difícil y, si coges carrerilla, a lo mejor te quejas hasta del tiempo o de lo mal que va el país.

frases para amigas

En realidad, no nos va mal en el trabajo, el terreno amoroso tiene sus desniveles y la verdad, de salud tampoco nos podemos quejar. Pero siempre encontramos un motivo para bajarnos de la vida. Yo creo que estas charlas son terapéuticas. Que tendríamos que tenerlas más a menudo y no saltarnos una, como las pastillas que te receta el médico cuando estás mala. Porque al final, cuando todas hemos expuesto nuestras desgracias, siempre hay alguna que dice «podría ser peor». O la version premium, que solo se usa cuando la semana ha sido realmente mala, «pero estamos vivas». Todo muy dramático, muy nosotras pero, oye, al final funciona.

Y te vas a casa un poco más ligera, como si tu hubieras dejado algo de peso en aquel bar.

También podría gustarte...

2 Comentarios

  • Reply
    bustiadeclaudia
    agosto 13, 2019 at 10:34

    Desde hace tiempo que leo este blog y debo de decir que me encanta.
    Este texto ha sido precioso y me ha recordado a mis mejores amigas.
    Sin ellas no sería la persona que soy hoy.

  • Reply
    Tamara
    septiembre 12, 2019 at 12:44

    Que bonito! Me encanta!!!! Las amigas que importantes son 🤗

Deja una respuesta

2 × tres =