Los millennials tenemos la culpa

febrero 20, 2018

Tenía esa sensación dentro de mí y no sabía que era. Si era pena, si era angustia, si era hambre. Le estuve dando vueltas y hoy me he dado cuenta: es culpa. Sí, culpa.

Alguna que otra vez he tenido que hacer algún post defendiendo a los jóvenes de mi generación de las acusaciones varias que nos van regalando. Y con ello no me refiero a las señoras mayores cuando se quejan de que la juventud ya no es lo que era, sino de las  críticas que recibimos a diestro y siniestro por parte de cualquier otra generación. Primero nos llamaron la generación ni-ni, porque había algunas ovejas descarriadas que no trabajaban ni estudiaban, pero a todos los demás que nos partíamos la espalda para sacar adelante ambas cosas no nos regalaron ninguna palabra bonita. Luego nos dijeron que éramos muy exigentes, por eso de que aceptamos a regañadientes prácticas sin cobrar o nos quejamos de la precariedad del trabajo y las condiciones.  Cómo somos, ¡el caso es quejarse!

millennials

Pero es que hoy he sido consciente de lo que sucede en realidad.  Los millennials no sólo somos unos llorones, sino que tenemos la culpa de todo. Sí, somos gente terrible y despiadada. Somos la prueba viviente de que “todo pasado fue mejor” y a golpe de like vamos perdiendo nuestros valores. Porque no sólo estamos obsesionados con las redes sociales, también con mostrar una imagen distorsionada de nosotros mismos, incapaces de mostrarnos sin algún que otro filtro que nos haga más guapos y, por qué no, más majos. Si compartimos coche no es para ahorrar gastos y pensar en el medio ambiente, sino para hundir al sector del taxi. Si no salimos de casa de nuestros padres no es porque no tengamos dinero para independizarnos, sino porque somos unos vagos y nos gusta que nuestra madre nos haga la cama. Y si no tenemos hijos no es porque ni nosotros mismos podemos llegar a fin de mes, sino que forma parte de un urdido plan (gestionado a través de un grupo de Facebook donde estamos todos los millennials) para acabar con la especie humana.

postureo redes sociales

Pero ahora las acusaciones han ido más lejos. Y resulta que también hemos demonizado a la bollería. Un artículo de BuzzFeed explica los 14 pasos en redes sociales para terminar acusando a los millennials de que nos gusta la fruta y odiamos los Bollycaos. ¿Estamos locos? ¡Quién odia a un Bollycao! Pero también nos han acusado de querer acabar con las servilletas de papel (cuya supervivencia es imprescindible para el bien del universo, claaaro), de la pastilla de jabón, la insdustria del golf, la televisión, pff. Busco en Internet y sólo me encuentro perlas, como “10 claves para que su hijo no se convierta en un millenial fracasado” o “Las desventajas de contratar a un millennial”, porque tenemos bajo compromiso, somos informales en el protocolo y la vestimenta (yo soy de ir en pijama al trabajo),  y somos muy emocionales. Lloro.

que son los mille

Pero lo que demuestra que nuestro plan para acabar con todo está diseñado al detalle, es la impresionante forma que tenemos de disimularlo (aunque algunas personas lo hayan descubierto, ¡linces!). Y es que nuestra generación sigue gastándose un dineral en hacer másters para mejorar el currículum, se ofrece a enviar un email o configurar la nueva televisión cuando nadie sabe, regala su ideas de becario para que otros las firmen con su nombre, comparte piso hasta los 35 años, y otra larga lista.

En cualquier caso, millennials del mundo, hay cientos de miles de estudios que saben más de nuestra generación que nosotros mismos. Así que no perdamos el tiempo en hacerles cambiar la opinión y simplemente, ¡continuemos con nuestro plan!

También podría gustarte...

6 Comentarios

  • Reply
    Miss Poessía
    febrero 23, 2018 at 14:11

    ¡Hola, Elvira!

    Qué maravilla de post, de verdad, no sabes la alegría que da saber que cada vez que me paso por este rinconcito voy a encontrar una perla. Me encanta como escribes y ya hace un tiempo que me has vuelto una adicta a este blog, es garantía de calidad. Me ha gustado mucho esta frase: «Porque había algunas ovejas descarriadas que no trabajaban ni estudiaban, pero a todos los demás que nos partíamos la espalda para sacar adelante ambas cosas no nos regalaron ninguna palabra bonita». Tienes toda la razón, vivimos en una época en la que las acciones o el comportamiento de ciertos individuos crean una generalización de toda la juventud, de toda esta generación. Y eso no me gusta nada.

    Yo también estoy cansada de todos esos artículos en los que nos demonizan y en los que dicen que somos vagos, superficiales, fracasados, demasiado emocionales y un largo etcétera. Gracias, de verdad, por ser siempre esa voz que hace llegar a los demás los temas actuales. Escribes tan de verdad y tan bonito que leerte es una experiencia casi religiosa jeje. Y más hoy, que te leo mientras como macarrones ;P .

    ¡Un abrazo, guapa! ♥

    • Reply
      Compartiendo Macarrones
      marzo 6, 2018 at 16:10

      ¡Muchas gracias por tu comentario! Siempre me encantan ♥

      La verdad es que me gusta escribir sobre estos temas porque creo que es necesario reflexionar sobre ellos o denunciar lo que es injusto, como creo que son las acusaciones que recibe nuestra generación todo el tiempo. Si los medios de comunicación online sirven para viralizar bulos, que sirvan también para decir la verdad.

      Un besazo enorme 😘

  • Reply
    Rodrigo
    marzo 4, 2018 at 13:41

    Los millennials, la generación perdida, la genración X… y no sé cuántos nombres más. Por suerte o por desgracia la etiqueta nos la ha puesto una crisis brutal de la cual la sociedad está saliendo y gracias a quién… ¿Quién está tirando de ese carro? Todos esos becarios super formados, todos esas personas que por un salario bajo dan hasta su última gota de sudor, ¿Jornada de 8 horas? Ja!… estamos reactivando la economía de la sociedad en detrimento de la personal porque somos capaces de ver más allá… Obviamente hay de todo en la viña del señor pero creo que la principal cualidad de un millennials es la tenacidad, somos luchadores y quizá eso sea lo que muchos temen y por ello nos critican.

    Un Saludo y buen post!!

  • Reply
    Compartiendo Macarrones
    marzo 6, 2018 at 16:29

    ¡Muchas gracias por tu comentario Rodrigo! Creo que yo no lo hubiera explicado mejor. Es importante que las generaciones valoren lo positivo y lo negativo de los demás, la situación con la que nos hemos encontrado al acabar la universidad no ha sido fácil y, de hecho, somos la generación que va a vivir peor que sus padres. Y aún así seguimos luchando, currando todo lo que podemos y más y, desde luego, hay quienes no siguen este ritmo, pero es una minoría.

    ¡Un abrazo!

  • Reply
    matgor86
    marzo 12, 2018 at 09:10

    Genial. Maravilla de ironía. Creo que somos una generación estupenda que está cambiando la sociedad a base de tener ideas rompedoras que, en el fondo, probablemente nazcan de nuestro único deseo de supervivencia y mejorar las cosas. Somos además una generación comprensiva y tolerante, más que otras. Pero a todos los demás les parece mal. Pues que se aguanten. Yo seguiré leyendo ejemplos de otros millennials que se hicieron grandes, porque en verdad… somos los más egocéntricos e individualistas, ¿no era eso?

    • Reply
      COMPARTIENDO MACARRONES
      abril 16, 2018 at 17:44

      ¡Totalmente de acuerdo! Mejor explicado imposible, y es que nuestra generación no sólo está teniendo ideas increíbles, si no que también hay millennials que han cambiado el mundo con su trabajo. ¡Muchas gracias por tu comentario!

Deja una respuesta

veinte − catorce =