No te quiero Peter Pan

junio 14, 2016

No te quiero Peter Pan.

Te recuerdo. Vamos a empezar por ahí. Te recuerdo, recuerdo tu risa de niño, tu empeño por seguir viviendo a tu manera. Puede que fuera eso lo que me llamó la atención.

d65c0142c51581167845f864afd5a934

Te recuerdo, a tus veinti, treinta y algo, quién sabe, la edad no resta valor a lo que tengo que decirte. Y tampoco era algo que a ti te importara, recuerdo que vivías haciendo lo que te apetecía, por y para ti, sin ataduras, sin complejos. Y, al principio, cada nueva idea descabellada me gustaba más. No parecía que nada llegara a importante o afectarte, tú me hacías reír y yo reía gustosamente. De tus chistes malos y tú desparpajo. Te acostabas cuando salía el sol, salías cuando tus amigos se retiraban a casa, y las noches y las aventuras parecían no tener fin.

Recuerdo, como te llamabas a ti mismo Peter Pan. Cuando me decías que te negabas a crecer, a hacer lo que se espera de ti.

Que siempre serías ese chaval joven independiente, que pasa de las normas y el qué dirán. Rebelde. Idealizada juventud, amigo mío. Recuerdo cómo solía tararearte esa canción, jóvenes eternamente…

Y sin embargo, qué te voy a decir que en el fondo no sepas. Sé que en la soledad de tu habitación, mientras las personas que te rodean siguen caminos diferentes, te gustaría crecer y dejar de ser ese Peter Pan. Que te abandona en la más insondable e infinita soledad.5bf0fca3ca30a4edf3cd4f76317e2d52

Porque con el tiempo llegan las responsabilidades, y de vez en cuando sientan bien. Se necesitan. Llega la madurez, y otras cosas dejan de tener valor. Pero a ti te hacían temblar, y cuando me decías que todo te daba igual, sólo estabas huyendo de los problemas, que tarde o temprano te acababan encontrando. Porque no lo soportaba, tu incapacidad de comprometerte con nadie, de comprometerte conmigo. Ni siquiera contigo mismo. Lo querías todo y cuando lo tenías lo dejabas escapar, eres el maldito ejemplo del perro del hortelano. Eres el quiero y no puedo en persona.

Cómo podría yo explicarte que no tenías que fingir que todo iba siempre bien, no conmigo. Que yo sabía que esa coraza con la te protegías para no ver pasar el tiempo, en el fondo, te estaba volviendo loco. Y tú arrogancia, tu seguridad fingida, sólo me hacía pensar que yo tampoco te importaba. En el fondo, quedarte solo te mataba de miedo. Y no te culpo, ¿a quién no le gusta un “buenas noches”? Pero para tenerlo, hay que ganárselo. Hay que enfrentarse a la vida, al riesgo de salir herido, al peso de las responsabilidades, al miedo de las expectativas sin cumplir. Hay que echarle un par.

6cdfa48be31b39e407d44a164bba51f0

Ay, mi Peter Pan, no te quiero. No quiero a nadie en mi vida que me haga sentir así, totalmente insegura.

No quiero levantarme cada día pensando si estarás o no, si cambiarás de idea, si saldrás corriendo muerto de miedo.

Y aunque esto sea probablemente lo que más te duela, de vez en cuando te recuerdo, apenada. Porque yo he seguido mi camino, he encontrado o encontraré la seguridad que necesito. La estoy buscando. Pero tu no. Seguirás así, dando tumbos entre vidas de desconocidos, en copas a las tantas que no te sabrán a nada, en la soledad de tu cama. Me llamarás y colgarás. Y se te ocurrirán tantas cosas que decirme pero…el miedo te paralizará de nuevo. Y seguirás en toda esa zona de confort llena de turbulencias.

b0971c59d60c9b8f7758c47e8f02acca

Crece, Peter Pan. Crece. Decide quién quieres ser y dónde quieres llegar y sólo, sólo hazlo. Ármate de valor, y deshaz las maletas. Quédate con algo o quédate con alguien, y cuando las cosas se pongan feas, sigue quedándote justo ahí. Donde te necesitan. Porque puede que fracases, pero la sensación de haberlo intentado será mucho más satisfactoria de lo que imaginas.

Hazlo por ti, porque yo ya no te quiero Peter Pan.

  • También podría gustarte...

    8 Comentarios

    • Reply
      Mi mundo y alrededores
      junio 15, 2016 at 03:18

      Son tan atractivos los Peter Pan…hasta que deseas algo más. Yo tampoco te quiero ya, Peter Pan.

    • Reply
      Échate Otro
      junio 15, 2016 at 15:21

      Lo fácil es ser Peter Pan, lo dificil es madurar y darte cuenta de todas las obligaciones y responsabilidades que nos rodean y no nos dejan disfrutar de ese “Peter Pan” que todos llevamos dentro…. pero lo cobarde es quedarse asi y no buscar todo lo que la vida nos puede enseñar

    • Reply
      Chica de Papel
      junio 15, 2016 at 16:22

      Muy buen post!.. Para reflexionar.
      Saludos!

    • Reply
      Encarna
      junio 15, 2016 at 16:31

      Maravilloso como siempre!!

    • Reply
      Capri
      junio 20, 2016 at 08:15

      “Seguirás así, dando tumbos entre vidas de desconocidos, en copas a las tantas que no te sabrán a nada, en la soledad de tu cama. Me llamarás y colgarás”. Esto último es tan propio de mi Peter Pan, pero todavía utilizando el número privado. Un perro del hortelano que sigue 4 años después del fin.
      ¡Ay mi Peter! ojalá hubieras sabido aguantar que yo sí tenía obligaciones…

    • Reply
      Soldadito Marinero
      julio 25, 2016 at 08:38

      Estupenda entrada, muchos nos vemos en cierta medida reflejados 🙂 Un abrazo

    • Reply
      Ciges
      marzo 8, 2017 at 06:32

      Genial el artículo. Ay Dios, ¡me he sentido identificado! Ser un Peter Pan está bien, pero no se puede postergar eternamente aquello que sabemos que tenemos que hacer (poner en orden nuestra situación económica, definir nuestras posturas vitales en cuanto a relaciones de pareja, carrera profesional ….).

      ¡Toca crecer!

      • Reply
        Compartiendo Macarrones
        marzo 10, 2017 at 12:45

        Así es, ¡toda crecer! Y aunque a nosotros nos parezca que es lo mejor, hay muchas personas que se quedan atascadas en alguna etapa y se niegan a madurar. Por eso no debemos dejarnos llevar por su forma de ver la vida o no seguiremos avanzando 🙂 Gracias por tu comentario 😉

    Deja una respuesta

    17 + 13 =