Kilómetro cero

abril 15, 2015

Te vas. Y te ves, haciendo la maleta, deshaciendo tus recuerdos al compás de las lágrimas que campan a sus anchas por tus mejillas.

Y te ahogas, ante la posibilidad de irte, pero te hundes ante la posibilidad de quedarte. ¿Quedarte? No, no es una posibilidad.

chica-volante

Así que coges la maleta y lo dejas todo atrás. No estás segura de lo que “todo” significa para ti, ya nada tiene sentido. Hay veces, mi querida amiga, que el futuro da tanto miedo que nos hace temblar, que damos pasos a ciegas y nos chocamos contra muros invisibles. Los que creamos en nuestra mente, y los que se desarman con nuestra valentía. Porque aunque te sientas frágil, eres más fuerte de lo que nunca fuiste. Y por eso, por eso mismo, te vas.

Da miedo. Saber que todo lo que conocíamos, todo lo que vivíamos día tras día desaparecerá, y es por ello que te encuentras frente al volante, en el coche. Con tu reflejo mirándote de reojo en el retrovisor. Con tu pasado respirándote en la nuca. Respirando, suspirando, inspirando, jadeando. Lo sé, da miedo. Pero es el miedo quien debe temerte pues, por el momento, no tiene cabida ni en ti, ni en tu coche. Así que lo ahuyentas con un buen portazo y te pones rumbo a la carretera. Recuerda, te vas y, por cierto, felicidades. Lo estás logrando.

chica-conduciendo

Por qué nos cuesta tanto dar el paso. Por qué lo nuevo nos parece tan remoto. Por qué pensamos que no podemos aspirar a más, que no podemos tener algo mejor, alguien mejor, ser mejores. Por qué nos hacemos tantas preguntas con respuestas que ya conocemos. Como decía William Ernest Henley, somos el capitán de nuestra alma, somos el amo de nuestro destino.

Y poco a poco el pasado se va haciendo pequeñito. Ves como la ciudad se encoje y se difumina entre las brumas que nublaban tu mente. Se convierte en un punto negro en el infinito. Ves tu pasado arder en llamas y sientes el calor en tu piel, que se cae a girones, que se deshace y convierte en cenizas para salir volando por la ventana del coche. Y tu melena se mueve al compás del viento y la canción que suena en la radio. It’s a new dawn. It’s a new day. It’s a new life. For me. And I’m feeling good. Sí, te sientes bien.

chica-faro

Tiempo después, lees estas palabras y no puedes creer cómo pasa el tiempo. No hubo coche, no hubo viaje en la carretera, tal vez sí, no lo sé. Pero no hizo falta, porque a veces no es necesario volar para dejar algo atrás, y no es necesario dejar algo atrás para volar. A veces simplemente requiere unas palabras, requiere un “hasta aquí hemos llegado”. A veces complicadamente, porque “simplemente” me parecería quitarle valor, requiere tomar una sola decisión para cambiarlo todo.

Tiempo después, lees estas palabras, y recuerdas que fue duro. Cuando preguntas a alguien cuál ha sido la decisión más dura de su vida y no está seguro de la respuesta, es que aún no la ha tomado. Porque tú sí lo hiciste, te recuerdas naufragando en un mar de lágrimas buscando la orilla para tomar aliento. Recuerdas los pelos de punta y las manos temblorosas, el corazón latiéndote en las sienes y la voz entrecortada. Recuerdas el silencio y el retumbar de tus pensamientos, que tronaban, rugían, bramaban y chirríaban.

chica-viendo-paisaje

Pero aquí estás, porque lo conseguiste. Y, de lo contrario, aquí estás, y este es tu momento. El vértigo lo sentirás durante esos instantes, pero créeme, te encantará volar. Sólo tienes que levantar el vuelo, y disfrutar del paisaje.

  • También podría gustarte...

    No Comments

    • Reply
      Caricatura
      abril 15, 2015 at 13:17

      Otro post más y otro igual de maravilloso, cada cosa que vas publicando parece inspirada en mi propia historia, cada pensamiento, cada sensación. Tienes algo quebmuy poca gente tiene, y tú sin duda sabes aprovecharlo.

    • Reply
      confesionesydesvarios
      abril 15, 2015 at 14:40

      Más veces de las que pensamos deberíamos decir ese “hasta aquí hemos llegado”. Da gusto mirar atrás y ver todo lo que dejaste y lo increíblemente fuerte que fuiste.
      Buen post.

      Un abrazo,

    • Reply
      Mrs. Twocents
      abril 15, 2015 at 16:12

      ¿El maldito vértigo, verdad? Tienes razón en todo.
      Además, los vientos que no soplan a ninguna parte no son buenos vientos.

      Un abrazo fuerte 🙂

    • Reply
      suitpop
      abril 15, 2015 at 19:01

      Hasta las decisiones más pequeñas pueden hacerte sentir ese vértigo cuando sabes que estas rompiendo esos muros invisibles, malditos muros invisibles!

    • Reply
      Revototal
      abril 17, 2015 at 21:21

      Pues sí, definitivamente fue la decisión más dura d mi vida y gracias a leer este post he recordado qué fuerte fui y qué poco valoré mi valentía en ese momento…

      Así q gracias, xq pensando en ello me he sentido bien 🙂

    • Reply
      Entrada Agotada
      abril 19, 2015 at 14:12

      El miedo a lo desconocido, al fracaso… Pero por muy difícil que parezca siempre superamos obstáculos y cómo reconforta mirar atrás y ver lo que hemos avanzado.
      Genial post!
      Un saludo

    • Reply
      Bianca
      abril 22, 2015 at 15:00

      Simplemente perfecto.

    • Reply
      Patricia (@suspirosycafe)
      abril 22, 2015 at 20:03

      A disfrutar… Dicen que detrás de toda tormenta, siempre acaba llegando la calma. Así que, a disfrutar de esa calma y de ese cambio.

      Un abrazo,
      Patri.

    • Reply
      erikacastillooliver
      mayo 26, 2015 at 20:33

      felicidades! me ha encantado tu post, me he sentido muy identificada..
      con ése miedo de volar y dejar las cosas atrás.. pero con ése pálpìto de ilusón interior..
      yo tambien tengo un blog, de mis experiencias de viaje.
      te invito a leer el mío 🙂

    • Reply
      lucilazla
      junio 8, 2015 at 21:08

      Que bien haber venído a parar aquí! De blog en blog. Muy bonita la entrada!! ^^

    Deja una respuesta

    cinco × 1 =